Mi Sadhana – Yoga en casa – El Lugar para Practicar

publicado en: Sin categoría | 0

Mi Sadhana – Yoga en casa – El Lugar para Practicar

Querer practicar Yoga en casa, y tener nuestra Sadhana a veces puedes resultar todo un reto, y terminamos prefiriendo salir fuera por no encontrar o no saber afrontar Mi Sadhana en casa.

La mayoría de las personas indican que les cuesta practiar Yoga en casa

por estos motivos:

Porque carecemos de conocimiento suficiente: Pensamos que nos podemos lesionar, no sabes bien qué posturas realizar, el orden en las posturas…

El Material, no tengo todo lo que se puede encontrar en mi Clases de Yoga, mantas, zafus, cinturones, cintas, blocks…

No encuentro el Lugar para Practicar: no tengo una sala de Yoga en casa, comparto piso con otras personas, o mi familia me puede molestar a la hora de practicar, los hijos, las mascotas…

mi-sadhana-clase4

En algunas entradas en el Blog anteriores ya hemos hablado de algunos de estos puntos como qué posturas hacer sin lastimarnos, cómo prepararnos las Clases, etc…

Aquí queremos compartir contigo cómo crear un Espacio para Practicar Yoga en casa.

¿qué hacer?, te presentamos algunos Consejos a tener en cuenta

para tener una Buena Sadhana.

Idealmente se debería tener una SALA de Yoga, una habitación o lugar dedicado a nuestra Sadhana, con nuestro material allí colocado, y todos esos soportes que obran maravillas en el Yoga, lo que sucede habitualmente es que no se suele tener ese espacio específico. ¿Entonces?. Sigue estas sencillas pautas y disfruta de tu Yoga en Casa:

-Crea un Buen lugar para tu Sadhana

-Se responsable y respetuos@ con tus hijos, mascotas, etc…

-Practica la Ecuanimidad

-Hazte fuerte en las adversidades de la Vida

-Fluye con los elementos que te encuentres como en la Vida misma

-Disfruta de tu Sadhana

Crea tu LUGAR ideal para tu Sadhana:

En cualquier rincón de la casa podemos fabricarnos un lugar para practicar Yoga, despeja la zona para que quepa tu esterilla, idealmente cerca de una pared que me pueda venir bien para hacer algunas posturas (asanas) con más precisión, invertidas etc…

Toma conciencia de que estás en casa, y tus hijos o tus mascotas pueden entrometerse en tu Sadhana. Cuando los hijos son pequeños no es posible explicarles lo que vamos a hacer, y no podemos pretender aislarnos del resto de la casa, FLUYE. A pesar de que puedan venir a “molestarnos” y querer meterse en nuestra esterilla, subirse por encima, y todo lo que te puedas imaginar…fluye con los elementos, practica la ecuanimidad.

Ser Ecuánime quiere decir que medimos todo por igual, y respetamos al otro sin perder nuestro propósito. Así cuando se presenten los niños pequeños en nuestra Sadhana, déjalos estar sin darles la menor importancia. De hecho serás un claro ejemplo de Yogui en acción, y probablemente terminen practicando Yoga contigo al lado, hasta que se aburran y se vayan o les encante y se queden¡, incluso podemos hacer Savasana juntos (la fase de relax final).

Con las mascotas pasa un poco igual, a veces pueden entrometerse en la esterilla y cruzarse mientras realizas posturas complejas, amablemente las podemos quitar de la esterilla, y dejarlas en ella mientras no se entrometan, pero no hagamos de ello un problema innecesario porque esto puede bloquear tu practica.

A veces no estamos solos en casa y hay que fluir con lo que tenemos, esto es otra manera de practicar Yoga y hacerte fuerte ante las adversidades. Compáralo con esas veces en la Vida en la que nuestros planes no salen del todo como nos hemos propuesto, esto es la realidad, hay que fluir con los elementos.

Se trata de disfrutar de nuestra Sadhana y no de crear un problema para Practicar que finalmente nos llevará a huir de estas situaciones.

La Sadhana es muy importante, VITAL, pues busca nuestro propio enriquecimiento personal, tiene un claro propósito de ayudarnos a evolucionar y crecer como seres humanos, no lo olvides¡

La Sadhana no es sólo practicar Yoga, es tener ese tiempo para mi, y en mi soledad escucharme y conocerme para adecuar las posturas que mejor me van en ese momento, tener mi momento para hacer pranayama e incluso meditar unos minutos.